¿Será ésta la verdadera «anti» cara de poker?

¿Será ésta la verdadera «anti» cara de poker?

El primer torneo organizado por el  Lodge Card Club , el poker room de propiedad del carismático Doug Polk , sigue dando de qué hablar. Alejado de la controversia que tuvo el hecho de que el americano fuese parte del torneo, ahora toca ver una situación bastante llamativa que sucedió en la mesa final del Main Event y a la que podríamos catalogar como la «anti» cara de poker.

Esta mano pudo haber cambiado la historia de esta foto.

La curiosidad se dio en el 3-handed cuando Alain Bauer Flag of Scotland.svg, quien terminó ganando el torneo, hizo uno de los bluff más extraños que hayamos visto en los últimos tiempos con el que logró que su rival, Eric Afriat , foldeara ases en un flop bastante seco.

Para poner en contexto, el Main Event tuvo un buy-in de US$3K con un garantizado de US$2M, que no se logró cubrir por lo que dejó un overlay de poco más de 150 mil dólares gracias a las 617 entradas que generó. Estos eran los premios que restaban por entregar. 1° – US$417.800; 2° – US$277.000; 3° – US$194.400.

La jugada de la discordia se dio en el nivel de ciegas 50K/100K con BB ante de 50K. Afriat abrió a 250K con A A desde el botón. En la BB, Bauer metió un 3-bet con A K y luego pagó la 4-bet de su oponente.

El flop fue Q 9 4 ante el check de Alain, Afriat metió una c-bet por 1M y Alain disparó all in por 11M, Eric, segundo en fichas con 10M, se vio sorprendido.

Era una situación bastante complicada, ya que el tercer jugador en competencia estaba bastante corto en fichas, y de dar un mal call quedaría fuera siendo que el ICM le favorecía. Por el otro lado, acá viene lo anecdótico, todos pensaríamos que ante tamaña decisión en donde está el torneo en juego, Bauer se mantendría con una cara de poker impenetrable.

No fue así, Alain, como si fuese un freeroll, comenzó a echarse gotas para los ojos y tomarse un trago de algún sumo de verduras, así, totalmente relajado. ¿O era un tell o un anti tell? Se preguntaba su rival.

Finalmente, tras unos minutos, decidió foldear sus ases y Bauer respiró aliviado, y con los ojos más lubricados. ¿Ustedes foldeaban los ases? Miren el video y nos cuentan en nuestras redes sociales.

Finalmente el torneo terminó con un deal entre estos dos jugadores, siendo el escocés quien se llevó la mejor parte monetaria (US$374K) y el trofeo. Mientras que el estadounidense se embolsó US$320K. Sin embargo, la historia hubiese sido muy diferente con el call en esta mano.

Author: Brandy Lawrence