México: el poker va viento en popa, pero requiere mucho impulso

México: el poker va viento en popa, pero requiere mucho impulso

El poker en el país ha tenido fuertes impulsos desde 2017 cuando se jugó un torneo de MXN5M garantizados en el casino Frontón México con el apoyo de la Asociación Deportiva Nacional de Poker A.C. (ADN Poker).

Con  una excelente organización bajo la batuta de Fernando Obando y eventos laterales muy atractivos, esta época marcó un inicio con fuerza para la disciplina en el territorio nacional.

Durante bastante tiempo la oferta de organización en cuanto a torneos en vivo estuvo limitada. Eran pocos los equipos que tenían la capacidad de desarrollar eventos de este calibre.

La pandemia trajo un boom en el escenario del poker en México

Sin lugar a dudas la más reciente pandemia global a causa de Covid-19 trajo como consecuencia un impulso sin precedentes en el juego a nivel nacional.

La gran mayoría de jugadores, estando acostumbrados al escenario en vivo, se vieron de pronto totalmente limitados al cerrarse toda la oferta disponible. Con ello y en conjunto con la aparición de las distintas plataformas online que comenzaban a tener auge poco a poco, se dio el caldo de cultivo para que muchos intentaran probar suerte por ese lado.

Indudable esto fortaleció de manera importante el tejido sobre el que se construye el poker en nuestro país y con ello también comenzaron a nacer nuevas organizaciones interesadas en presentar su oferta a los jugadores mexicanos.

Además, por el lado de los jugadores, también vino una ventaja sobresaliente: un curso intensivo de aproximadamente dos años encerrados en casa para, en la mayoría de los casos, mejorar su juego de forma considerable. La única forma de sobrevivir en un ambiente más hostil del que estaban acostumbrados.

Y finalmente, tras dos años de ausencia del juego en vivo, la respuesta de los jugadores en todo el país ha sido realmente contundente. A pesar de la abundante oferta que se ha tenido en lo que va del año, todos los festivales han contado con buena demanda y ocupación en sus mesas.

El escenario a futuro es bueno, pero aún queda mucho impulso por darle al poker en México

Este regreso a los paños presenciales, el cual estamos viviendo en 2022, se nota con una fuerza que quiere impulsar el poker en el país mucho más alto de lo que estaba acostumbrado a alcanzar.

Sin embargo, hay que mencionar también que el camino por recorrer es largo aún y es tarea de todos, de manera conjunta, poner el máximo esfuerzo para hacer las cosas de la mejor manera posible y que se tome todo el impulso necesario para llegar alto y de ahí no bajar. De poco sirve que se suban 3 peldaños en la escalera si inmediatamente después se bajan 2.

Los casinos tienen áreas de oportunidad a trabajar para mejorar las condiciones de desarrollo de este tipo de eventos, las organizaciones también en cuanto a capacidad operativa, buscando ampliar sus horizontes siempre en beneficio de los jugadores y estos últimos también deben de corresponder de alguna manera, mejorando su trato hacia el personal y también entre ellos mismos. El respeto debe ser una regla inquebrantable, ante todo.

También hay que mencionar el tema de la participación femenina en las mesas de poker del país, que dicho sea de paso, es sumamente baja en relación a lo que debería esperarse. Pero ese es un tema con bastante tela de donde cortar, el cual ya se abordará con más detalle en una publicación dedicada más adelante.

Se espera que el camino sea fructífero en todos los sentidos y el poker en México pueda seguir con el próspero desarrollo que requiere. Mejores torneos y mejores condiciones para todos deben ser la meta a alcanzar dentro del próximo par de años.

Author: Brandy Lawrence