Los cuatro pilares de un grinder pro

La cuenta regresiva para el Enjoy Poker Tour

El poker es un deporte mental bastante complejo y por lo mismo se hace necesario tener un buen soporte con el cual poder cimentar nuestros conocimientos. A continuación te mostramos cuatro pilares sobre las que debe sustentarse tu carrera como jugador y cómo ellos te permitirán ver con otros ojos los momentos buenos y malos que trae consigo este camino del guerrero del poker.

pilares

Cálculo, Engaño, Control de emociones y suerte, son cuatro pilares que hay que tener en claro para nuestro camino al éxito en el poker.

El poker es ante todo matemáticas . Cálculo de probabilidades, probabilidades, probabilidades inversas y así sucesivamente: es imposible para un jugador de poker pensar en ser un ganador a largo plazo sin tener una base matemática sólida.

Un bad beat le puede pasar a cualquiera, incluso a un jugador pobre o sin experiencia, pero construir una carrera profesional es un asunto completamente diferente. La misma varianza , en la que se basan los conceptos de corto, medio y largo plazo, no es más que un elemento de la estadística y la teoría de la probabilidad, cuya definición es «desviación estándar al cuadrado».

Hagamos una pequeña prueba. Cinco elfos de Papá Noel tardan 5 minutos en envolver 5 regalos: ¿Cuánto tiempo tardarán 50 elfos en envolver 50 regalos?

Si respondiste 50 minutos. ¡quizás sea hora de bajar de nivel antes de que sea demasiado tarde!

El engaño , según el diccionario Merriam-Webster, es «la acción que lleva a alguien a aceptar como verdadero o válido lo que en cambio es falso o inválido» .

Los jugadores de poker profesionales (y ganadores) son maestros del engaño. Las formas más famosas de engaño son obviamente el bluff y el semi-bluffing , técnicas muy poderosas que a menudo marcan la diferencia entre una sesión ganadora y una perdedora.

Obviamente, los faroles y los semi-faroles utilizan toda una serie de movimientos, como el juego lento o el check-raise , que los mejores jugadores de poker saben cómo utilizar para inclinar las decisiones de sus oponentes a su favor.

La infame inclinación , es decir, la incapacidad de controlar las emociones, es el enemigo invisible número 1 de cualquier jugador de poker. Incluso los jugadores profesionales a menudo luchan por tildarse, especialmente cuando las cartas juegan una mala pasada en apuestas muy altas.

Además de costar mucho en términos económicos, la incapacidad para controlar las propias emociones también puede llevarnos a momentos de profundo bochorno y a realizar gestos de los que podríamos arrepentirnos, y que en condiciones de claridad mental ni siquiera soñaríamos hacer.

Trabajar en el control de las emociones es tan importante como estudiar las técnicas y estrategias del póquer .

Desde cierto punto de vista, la varianza es la expresión matemática de la suerte . Un buen jugador, tarde o temprano, obtendrá los resultados que se merece.

Sin embargo, hay que decir que la Diosa de los ojos vendados juega un papel que no se puede ignorar, en un juego de porcentajes como el poker. Quién sabe cuántos jugadores de poker profesionales y consolidados harían cualquier otra cosa si la suerte no les hubiera sonreído al principio de sus carreras.

Por supuesto, el destino es el único de los cuatro pilares del poker que no se puede controlar, pero también es el que tiene el menor impacto a largo plazo.

Fuente: assopoker.com

Author: Brandy Lawrence