Esta broma le costó el trabajo a una masajista de la WSOP

Esta broma le costó el trabajo a una masajista de la WSOP

Una broma entre el jugador Frank Stepuchin y Cintia Amstalden , una masajista de la World Series of Poker, terminó de la peor manera para la trabajadora.

Todo comenzó cuando el ganador de un WPT, conocido en las mesas de Las Vegas por ser un bromista, decidió orquestar una escena para sacar un par de carcajadas. Para ello se puso de acuerdo con Cintia y grabó un video en donde se le podía ver sin polera, con un par de cervezas y con la masajista tocando sus pezones.

WSOP

Frank Stepuchin ganó un WPT en el 2019 y se llevó US$548.825.

La grabación salió online y Stepuchin, al ver los cuestionamientos a su broma, decidió bajarla. Sin embargo, un segundo en Internet es una eternidad y la publicación llegó a varias personas que se sintieron pasadas a llevar por el tema.

Tras esto, el pro acudió a su Twitter para dar las explicaciones y las disculpas correspondientes. Además señaló que Cintia no tenía la culpa de nada y que si había alguien a quien amonestar era a él y a nadie más.

Una de las personas que se sintió molesta por esta broma fue la jugadora de poker y esposa de Phil Galfond , Farah Galfond , quien criticó duramente la situación en su Twitter a la que catalogó como «absolutamente repugnante» y algo que probablemente hizo que todos en la mesa se sintieran «incómodos».

También comparó el masaje con un acto sexual y pidió que se prohibiera a Stepuchin en la WSOP y que se despidiera a Amstalden. La WSOP y su vicepresidente, Jack Effel , fueron etiquetados en el tuit visible para los 42.500 seguidores de Galfond.

El tuit desapareció con el paso de las horas, al igual que el trabajo de Amstalden, quien fue despedida de sus funciones como masajista de Professional Massage Inc (PMI), una empresa con sede en Las Vegas que ofrece masajistas para eventos, incluida la WSOP. Aunque PMI no fue etiquetada en el tuit de Galfond, Amstalden le dijo a CardsChat.com que sus jefes vieron comentarios sobre el incidente en línea y le dijeron que ya no necesitaban de sus servicios.

El incidente ha causado a Amstalden una grave angustia emocional. Es madre de dos hijos y señaló que esta situación la dejó con un grave problema financiero. Stepuchin, al saber de dicha situación laboral, decidió apoyarla y comenzó una campaña para reunir fondos con una meta de 40 mil dólares. Hasta el cierre de esta edición sólo habían donado US$125.

Author: Brandy Lawrence