Bicknell y Foxen cambiaron la luna de miel por el poker

Bicknell y Foxen cambiaron la luna de miel por el poker

Alex Foxen  y Kristen Bicknell  dejaron de lado la luna de miel para saltar directamente a la acción del torneo sensación por estos días en los Estados Unidos, el WPT Seminole Hard Rock Poker Open en Hollywood. Ella, exembajadora de partypoker, es la mejor jugadora del mundo con más de US$5.3 millones en ganancias solo jugando presencialmente, mientras que él ostenta más de US$21.7M, todo un shark de los high stakes. Foxen y Bicknell, tienen una suma combinada de US$27 millones en ganancias en vivo, según Hendon Mob.

Bicknell

La pareja se llevó el premio GPI 2020 a la Jugadora del Año -por tercer año consecutivo- y el de Jugador del Año -por segundo año consecutivo-, respectivamente.

La pareja más reconocida de esta industria contrajo matrimonio hace tan sólo un par de días en Florida y decidieron dejar de lado el festejo para concentrarse en generar los primeros ITM’s como matrimonio y el plan resultó a la perfección ya que ambos lograron entrar en suculentos ITM´s.

«Tuvimos una linda ceremonia en los Cayos el fin de semana pasado», dijo Foxen. «Fue genial. Fue realmente agradable. Amigos cercanos y familiares.
No podría haber sido mejor».

Aunque no planearon la fecha en torno al serial, la boda se alineó a la perfección con el Seminole Hard Rock Poker Showdown que se está jugando a pocos kilómetros de donde dieron el «sí, acepto».

«El momento funcionó perfectamente con la fecha que elegimos para nuestra boda», contó Bicknell. «Y en realidad no hicimos esto intencionalmente, pero fue como, ‘Oh, estamos tan cerca…’. Así que es una pequeña cosa agradable para hacer después de la boda».

El primer ITM como casados lo aportó Bicknell, quien terminó octava en el Evento #30: $1,100 Deep Stack No-Limit Hold’em donde se llevó US$12K. Mientras que su marido traería más dinero al hogar ya que se quedó con el segundo lugar del Evento #31: $50,000 Super High Roller, con lo cual sumó US$515K a la sociedad.

Y si bien esa cantidad es muy buena para pagar una gran luna de miel, la pareja seguirá jugando hasta el final de este serial y de ahí retomarán sus planes para celebrar su casamiento como Dios manda.

Author: Brandy Lawrence