Foxen acusa a Imsirovic de tramposo y muestra pruebas

Foxen acusa a Imsirovic de tramposo y muestra pruebas

Una polémica nunca antes gana protagonismo en el mundo de los high rollers. Alex Foxen acusa a Ali Imsirovic de ser un tramposo y argumenta con interesantes pruebas. ¿Estará en lo correcto?

Este fin de semana, Twitter ardió con las declaraciones del Player of the Year 2019 y 2020 que señaló que el bosnio miró las cartas de su oponente para tomar una decisión en la mesa final del reciente SHR Bowl Europe.

Foxen y el posteo de la discordia:

Foxen

La explicación de Foxen comienza exponiendo la mano. Imsirovic abre A-9off. Según Alex, en ese instante le mira las cartas a Paul Phua y ve que descarta un as de diamante junto a un cinco. Addamo, en la BB, defendió.

En el flop caen tres diamantes, 2-4-6. Hace un c-bet y Addamo raisea. Según el solver utilizado por Foxen, la respuesta ideal a esta línea, en caso de querer disputar el pozo, es siempre ir all-in y con un diamante en mano.

La jugada de Imsirovic, para Alex, solo adquiere todo su sentido y es perfecta si se sabe que en la mano del australiano no puede estar el as de diamantes, con el extra que también hay fuera un 5 para la escalera.

Foxen dejó la bomba en sus redes sociales y conversó con algunos pros, y al ver las respuestas, reforzó sus argumentos y con ello en mente disparó sin pelos en la lengua: Imsirovic es un tramposo.

Y agregó:

«Las listas negras en el poker se están demorando. Ali está expulsado de GGPoker por multicuenta y por usar programas de asistencia en tiempo real. He visto en primera persona cómo se dejaba ganar fichas por tipos que juegan para él, y también cómo muchas cuentas que trabajan para él cambian sospechosamente de estrategia cuando llegan lejos en torneos online.

Lo sabe toda la comunidad de los High Rollers, pero se lo callan porque no hay pruebas irrefutables. Después de esta mano en el SHR Bowl, creo que la gota ha rebasado ya el vaso».

Hasta el cierre de esta nota, el bosnio no había respondido nada al respecto de su acusación.

Author: Brandy Lawrence